Mariscos El cabo

Sopa de marisco

Tiempo preparación

50 min

Dificultad

Media

Comensales

4

Calorías

370 Kcal

Ingredientes

  • 1 kg de pescado de roca
  • ¼ kg. de almejas
  • 12 langostinos
  • 2 puerros
  • 1 cebolleta
  • 1 cebolla
  • 2 tomates
  • 1 zanahoria
  • 2 dientes de ajo
  • 1 copa de brandy
  • 1 hoja de laurel
  • Sal
  • AOVE

  y para la picada:

  • 1 ramita de perejil
  • 2 dientes de ajo
  • 2 rebanadas de pan duro
  • azafrán

Sopa de marisco

Esta semana os presentamos una estupenda sopa de marisco, un clásico plato de cuchara reconfortante en cualquier época del año, y como ya somos capaces de hacer un caldo de pescado en condiciones, no nos llevará mucho tiempo ni esfuerzo.

Esta sopa se prepara, además de con langostinos y almejas, con un pescado. Podéis utilizar el que más os guste u os convenga (rape, merluza, etc…), pero nosotros nos decantamos por hacerlo con pescado de roca de temporada. Aparte de ser más economico y sostenible, el sabor que aportará a nuestro caldo no desmerece para nada al de los peces gordos. Preguntad sin miedo a vuestro percadero de confianza y decidle que os lo limpie, así ahorraremos trabajo.

  1. Un buen caldo
    Primero haremos el caldo de pescado. Aunque ya lo tenemos controlado, vamos a repasar lo más importante. Sofreímos en aceite de oliva las cabezas de los langostinos y las espinas y cabezas del pescado de roca. Una vez dorado, añadimos un puerro, la zanahoria y la cebolleta cortadas en trozos grandes. También añade el laurel y los dos dientes de ajo enteros sin pelar.

    Cuando esté dorado, incorporamos el tomate y rehogamos, añadimos el brandy y lo flambeamos (con cuidado) y cuando se apaguen las llamas cubrimos con agua y dejamos cocer a fuego medio durante una hora.

  2. El fondo de la sopa
    Mientras se cuece el caldo o fumé, ponemos un poco de aceite en otra olla y sofreímos el resto de las verduras bien picadas. Cuando estén bien doraditas, le incorporamos nuestro caldo de pescado con ayuda de un colador para evitar que nos caigan restos a la sopa.

  3. La picada
    Este paso es opcional, pero le dará otra diimensión a la sopa y le añadirá una textura especial. La preparamos en un mortero con los ajos, el perejil, el pan duro (también lo podéis tostar) y el azafrán, machacando bien hasta formar una pasta. Cuando la tengamos, se lo añadimos a la sopa, removemos y dejamos cocer a fuego suave.

  4. Ahora, algo de morder
    Partimos en trozos el pescado y los langostinos y saltéalos en una sartén a fuego fuerte. Cuando tengan color, añádelos junto con las almejas a la sopa. Cuando las almejas se abran, la sopa estará lista.

  5. A disfrutar!